Sangre en la orina. Síntomas y causas de la hematuria

La presencia de sangre en orina o hematuria es un síntoma que se manifiesta por un cambio en el color de la orina, que puede tornarse color rojo o color “coca cola”. Se trata de un suceso bastante común dentro del ámbito médico. Sus posibles causas son múltiples y, aunque la mayoría son afecciones leves, hay que hacer caso a estos síntomas porque podrían ser sugestivos de patologías más importantes.

Tipos de
hematuria

La hematuria puede presentarse de formas diferentes, a veces es más evidente (color rojo vivo de la orina) o a veces pasa desapercibida. Podemos destacar dos subtipos importantes: 

Hematuria microscópica

En esta, el número de hematíes en la orina no es suficiente para provocar un cambio de color significativo, de forma que suele pasar desapercibida. Para poder verla será necesario el estudio de la orina al microscopio

Hematuria
macroscópica

Se trata de aquella que puede verse fácilmente, ya que el color de la orina será rojizo. En este caso, se observa un color más intenso debido a la mayor cantidad de hematíes en la orina. Cabe destacar que poca presencia de hematíes ya es capaz de cambiar el color de la orina.

También cabe destacar un tipo especial de hematuria que puede despistar al médico, como es la hematuria falsa, en la que el cambio de color de la orina es producido por pigmentos diferentes de la hemoglobina, de forma que aparece color rojizo de la orina en ausencia de esta. Sucede con algunos medicamentos o alimentos, y normalmente no indica ninguna lesión del aparato urinario.

Causas de la sangre
en la orina

Como hemos indicado antes, la causa de esta afección es enormemente diversa. Está causada porque el aparato urinario filtra hematíes a través de la orina, y esto puede deberse a: 

  • Pielonefritis: se trata de una infección de los riñones. Suelen ser causadas por bacterias que ascienden desde infecciones del tracto urinario o bien bacterias que llegan por el torrente sanguíneo. Producen generalmente dolor al orinar y en los costados y fiebre.
  • Otra enfermedad renal: destacamos principalmente la glomerulonefritis, que se trata de una afección de los glomérulos renales que alterará el filtrado a este nivel. Puede estar causada típicamente por diabetes, enfermedades autoinmunes, infecciones virales o bacterianas… Para su diagnóstico suele ser necesaria la visualización de la orina al microscopio.
  • Cálculo renal o vesical: se trata de presencia de piedras en el tracto urinario. Pasan a dar sintomatología cuando obstruyen el paso de la orina, causando un dolor muy intenso que puede acompañarse de hematuria (el cálculo daña el tejido urinario).
  • Cistitis: se trata de la infección de la vejiga urinaria, más frecuentemente producida por causa bacteriana.
  • Traumatismo renal: un golpe a la altura lumbar podría dar lugar a hemorragias o roturas renales que pueden ponerse de manifiesto en la orina.
  • Enfermedad prostática: debemos recordar que una parte de la uretra atraviesa la próstata, por lo que una afección de la próstata podría ponerse de manifiesto en el contenido de la orina. El caso más común se da en hombres de edad media-avanzada que tienen agrandamiento de la próstata, lo que puede dificultar el flujo de la orina. También pueden darse otras complicaciones como la prostatitis.
  • Cáncer: lamentablemente el cáncer de vejiga o riñón también es una de las causas de hematuria. Este síntoma se dará en fases más avanzadas de la enfermedad.
  • Trastornos hereditarios de la coagulación: un ejemplo es la enfermedad de Von Willebrand, la cual afecta a la coagulación y puede producir hemorragias. 
  • Medicamentos: sobre todo destaca el uso de anticoagulantes, muy comunes en el ámbito de la cardiología, aunque también puede estar causado por otros medicamentos como ciertos antibióticos, antineoplásicos o antiinflamatorios.
  • Hematuria uretral: se debe a un problema en la uretra, que dificulta el paso de la orina y puede dar lugar a sangrado.
  • Ejercicio intenso: la hematuria del ejercicio suele darse sobre todo tras actividades como correr o realizar ciclismo, cuando estas se dan de forma intensa o prolongada. Suele ser un proceso benigno que cesa con el reposo.

Diagnóstico de
la hematuria

Cuando un paciente llegue a consulta refiriendo síntomas de hematuria, deberá buscar la causa de esta. Lo primero es la correcta anamnesis que incluya una buena historia clínica y la correspondiente exploración. A partir de ahí y con alguna sospecha diagnóstica se puede realizar alguna de las siguientes pruebas:

Análisis de orina:

Seguramente sea lo primero que pida el médico, para observar correctamente la hematuria.

Análisis de sangre:

Útil en muchas enfermedades, procesos infecciosos…

Cultivo de orina:

Se realiza para aislar microorganismos presentes en la orina que puedan ser agentes causales de infección.

Pruebas de imagen:

Se trata de pruebas más específicas como: resonancia magnética, ecografía renal (enlace), TC…

Citoscopia:

Permite observar la vejiga introduciendo una fina sonda transuretral.

¿Si tengo sangre en la orina debo acudir al médico de urgencia?

Efectivamente, lo correcto ante este tipo de síntoma es acudir al médico lo antes que se pueda. Aunque no debemos preocuparnos en exceso por esto, es importante no dejarlo pasar porque en algunos casos podría tratarse de alguna enfermedad más complicada.

 

Otras enfermedades del riñón

En el Centro de Urología del Dr. Pedro Torrecillas disponemos de los siguientes servicios sobre el riñón

Solicita una cita

Si quieres preguntarnos por cualquiera de nuestros servicios no dudes en escribirnos.